Información para padres y pacientes:
Escoliosis

 

¿Que es la escoliosis?

La columna normal está formada por muchas vértebras, estas forman unas curvas cuando la miramos de lado.

Cuando miramos la columna de frente o desde atrás es recta (dibujo).

En la escoliosis se produce una curva de la columna con una rotación de las vértebras,

formando una " C"  ó una " S " en lugar de estar recta.

Debido a  estas curvas  anormales de la columna  y a la rotación de las vértebras puede aparecer un hombro más alto que el otro,  una asimetría en la cintura, o una prominencia en la espalda (giba).

 

¿QUE  CAUSA LA ESCOLIOSIS?

La escoliosis es un término que describe la curva de la columna y no un diagnóstico que incluya la causa. La escoliosis afecta al 2 % de la población.

Aparece asociada en familias. Si alguien en una familia tiene escoliosis, la probabilidad de que aparezca en otro familiar es más alta (hasta del 20 %).

La mayoría de las escoliosis (80 %) son idiopáticas, lo que significa que no se conoce la causa. La mayoría de estas escoliosis idiopáticas aparecen en la adolescencia a partir de los 10 años.

Malformaciones congénitas de la columna, enfermedades neurológicas, genéticas, y otras causas pueden originar la escoliosis.

La escoliosis no aparece por cargar pesos, por practicar deporte, por las posturas al dormir ni por tener pequeñas diferencias de longitud de las piernas.

 La escoliosis ocurre por igual en niños y en niñas, aunque en niñas las curvas suelen progresar y requerir tratamiento.

 

¿Cómo se diagnostica?

Puede pasar inadvertida, porque la escoliosis no suele doler en los niños.

Los padres deben observar  si el niño presenta un hombro más alto que el otro o diferencias en las escápulas, en la cintura o inclinación del niño hacia un lado,

Su pediatra o médico examinará al niño buscando anomalías congénitas, manchas en la piel, enfermedades neurológicas, diferencias en la forma de los hombros o de las caderas y cintura, asimetrías en el tronco o en las piernas. A continuación, le pedirá que el paciente se incline hacia delante con las piernas rectas (test de ADAM).

Se confirma con una radiografía de la columna. El médico medirá en la radiografía los grados y el tipo de curva.

Las técnicas modernas de radiología minimizan la exposición a rayos X.

 

Tratamiento de la escoliosis idiopática

La elección del tratamiento depende de la madurez del niño (no solo de la edad), de la magnitud de la curva y del potencial de progresión.

Las curvas torácicas tienen mayor riesgo de agravarse que las toracolumbares o las lumbares.

Se usan tres tipos de tratamiento:

1.      OBSERVACIÓN  en niños con curvas menores de 20-25º, el médico le citará cada 4-6 meses con unas radiografías. Si ha finalizado el crecimiento óseo en curvas de hasta 45º también requieren revisión cada 6 meses. El médico evaluará si hay progresión de las curvas.

2.      CORSE se usa en los niños en crecimiento  con curvas entre 20º y 40º. El objetivo es impedir que la escoliosis aumente (es efectivo en el 90% de los casos). A veces se consigue reducir la magnitud en algunos grados.  Es importante llevar el corsé puesto durante todas las horas que le ha recomendado el médico.    Se puede practicar deporte, es recomendable para mantener el tono muscular, tras hacer ejercicio hay que volver a ponerse el corsé. El tratamiento con corsé solo durará mientras el niño esté creciendo y exista peligro de agravamiento de la escoliosis.

3. CIRUGIA Se recomienda en curvas cercanas o superiores a 45º. Si se llega al final del crecimiento con estas curvas la escoliosis sigue agravándose durante la vida adulta. Cuando  la curva torácica sobrepasa   los 70º puede dar problemas cardíacos o respiratorios, sobre todo cuando la escoliosis  empezó antes de los 9 años.  Los objetivos de la cirugía son impedir la progresión de la escoliosis y corregir la deformidad.

La técnica más usada en la escoliosis idiopática es la artrodesis (fusión de las vértebras) con instrumentación (fijación de las vértebras con instrumentos de metal)  e injerto de hueso para facilitar la fusión de las vértebras.

 

No existen pruebas científicas que recomienden los ejercicios, la manipulación o masajes o la estimulación eléctrica en el tratamiento de la escoliosis idiopática.


Esta es una página con información general sobre esta patología. La evolución de cada caso puede ser diferente según las características individuales

Consulte a su pediatra, su traumatólogo o médico rehabilitador

Dr. Pedro Doménech Fernández

Médico especialista en traumatología y cirugía ortopédica


(C) 2005 Unidad de Traumatologia Infantil del
Hospital General Universitario de Alicante

Designed by SINT